23.8 C
Santiago, CL
sábado 21 abril 2018
Inicio Reflexiones Controla el enojo

Controla el enojo

Leer: Efesios 4:15, 26-32 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo (v. 26).

69

Mientras comía con una amiga, me contó que estaba harta de un miembro en particular de su familia, pero que no quería decirle nada sobre su detestable costumbre de ignorarla o burlarse de ella. Cuando trató de hablar con él sobre el problema, él le respondió con expresiones sarcásticas. Y ella, enojada, explotó. Ninguno estuvo dispuesto a ceder, y la brecha en la familia se profundizó.

Puedo entenderlo, ya que suelo manejar el enojo de la misma manera. Me resulta difícil confrontar a la gente. Si un amigo o un pariente dice algo ofensivo, suelo reprimir lo que siento, hasta que esa persona o alguna otra aparece y dice o hace algo desagradable. Después de un tiempo, exploto.

Quizá por eso el apóstol Pablo señaló en Efesios 4:26: «no se ponga el sol sobre vuestro enojo». Ponerle un límite de tiempo a las cuestiones sin resolver mantiene el enojo bajo control. En vez de amargarme por un agravio, lo cual es terreno propicio para la amargura, podemos pedirle a Dios que nos ayude a hablar «la verdad en amor» (Efesios 4:15).

¿Tienes problemas con alguien? En lugar de guardártelo, entrégaselo primero a Dios. Él puede apagar el fuego del enojo con el poder de su perdón y amor.

Señor, protégenos del enojo descontrolado. Que nuestras palabras honren tu nombre.
Apaga el fuego del enojo antes de que se descontrole.
A %d blogueros les gusta esto: