23.8 C
Santiago, CL
sábado 21 abril 2018
Inicio Reflexiones Estemos quietos

Estemos quietos

Leer: Salmo 46:1-11 El Señor de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob (v. 11).

58

Según el escritor Daniel Levitin, «en los últimos cinco años, hemos creado más información que en toda la historia humana anterior, y nos llega desde todas partes». «En cierto sentido —afirma Levitin—, nos volvemos adictos a la hiperestimulación». El bombardeo constante de noticias y conocimientos puede dominar nuestra mente. En medio del aluvión actual de los medios, se hace cada vez más difícil encontrar tiempo para estar en silencio, pensar y orar.

El Salmo 46:10 dice: «Estad quietos, y conoced que yo soy Dios», recordándonos la necesidad de dedicar tiempo a concentrarnos en el Señor. Para muchos, un tiempo de quietud es una parte esencial de cada día; un momento para leer la Biblia, orar y pensar en la bondad y en la grandeza de Dios.

Cuando nosotros, como el escritor del Salmo 46, experimentamos la realidad de que «Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones» (v. 1), nuestros temores se desvanecen (v. 2), pasamos de la turbulencia del mundo a la paz de Dios, y se crea una seguridad tranquila de que el Señor tiene el control (v. 10).

Al margen de cuán caótico se vuelva el mundo que nos rodea, podemos encontrar tranquilidad y fortaleza en el amor y el poder de nuestro Padre celestial.

Padre, que podamos aprender a estar quietos y conocer que eres Dios.
Todos los días, necesitamos estar quietos para escuchar al Señor.
A %d blogueros les gusta esto: