«Estoy envejeciendo, y mis recuerdos se me escapan, pero hay dos cosas que no puedo olvidar: soy un grandísimo pecador y Jesús es un grandísimo Salvador».

Isaac Newton

«El siervo debe aprender a no ser nada para que solo el Señor sea admirado».

«La apreciación de la gracia de Dios no llena de orgullo al que se beneficia de ella, sino que lo vuelve humilde. Pone al hombre en su lugar y da a Dios el suyo».

«Empezamos la eternidad entrando en el mundo. El tiempo de nuestra vida en la tierra es una corta fase, que pasa como una neblina, pero en la cual se decide de qué lado se hallará definitivamente cada uno después de la muerte».

«Dios no quiere ni nuestros dones ni nuestras obras antes de poseernos a nosotros mismos».

«Estando cada uno a los pies del Señor, los creyentes estarán cerca los unos de los otros».

«Cuando la tentación llama a nuestra puerta, pensemos en Jesús: él puede librarnos».

“El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ese es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él” (Juan 14:21).