23.8 C
Santiago, CL
sábado 21 abril 2018
Inicio Reflexiones Las pequeñas cosas

Las pequeñas cosas

Leer: Salmo 116:1-9 | La Biblia en un año: 2 Samuel 19–20 Lucas 18:1-23 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto… (Santiago 1:17).

105

          Mi amiga Gloria nos llamó entusiasmada. No podía salir de su casa, excepto para ir al médico. Así que entendí su alegría cuando me dijo: «Mi hijo acaba de conectar parlantes a mi computadora. ¡Ya puedo ir a la iglesia!». Ahora, podía escuchar la transmisión en vivo de la reunión. No paraba de hablar de la bondad de Dios y del «mejor regalo que mi hijo podría haberme dado».

Gloria me enseña a tener un corazón agradecido. A pesar de sus limitaciones, da gracias por las pequeñas cosas: los atardeceres, los familiares y vecinos serviciales, los momentos a solas con Dios, la posibilidad de vivir en su casa. Dios siempre le proveyó lo que necesitaba, y ella les habla del Señor a todos los que la visitan o la llaman.

No sabemos qué dificultades tenía el autor del Salmo 116. Algunos dicen que probablemente fuera una enfermedad, ya que afirma: «Me rodearon ligaduras de muerte» (v. 3). Sin embargo, el salmista dio gracias al Señor por ser misericordioso y compasivo cuando estaba «postrado» (vv. 5-6).

Cuando estamos postrados, puede ser difícil levantar la mirada. Sin embargo, si lo hacemos, vemos que Dios es el que nos da todo lo bueno que tenemos, y aprendemos a darle gracias.

          ¿Qué pagaré al Señor por todos sus beneficios para conmigo? […] Te ofreceré sacrificio de alabanza… Salmo 116:12, 17
A %d blogueros les gusta esto: