Lea en su Biblia Juan 15:1-11

En su vida en la tierra, Jesús encontró mucha oposición y sufrimientos. Sin embargo, algunos días antes de ser crucificado, explicó a los que le amaban cómo podían vivir gozosos con él:

–Dios Padre cuidaría de ellos como un viticultor se ocupa de su viña. El deseo de Dios es garantizar nuestro crecimiento para que produzcamos fruto (v. 1-2).

–El Señor iba a llevar en la cruz una vez por todas nuestros pecados para limpiarnos (v. 3).

–Los discípulos de Jesús debían tomar conciencia de que sin él no podían hacer nada que agradase a Dios. Pero confiando en él podrían hacer las buenas obras preparadas por Dios de antemano (v. 5).

–Podrían presentar sus peticiones a Dios y estar seguros de recibir una respuesta positiva para todas las súplicas hechas según su voluntad (v. 7).

–El Señor seguiría amándolos siempre y ellos tendrían que tratar de llenar sus corazones con este amor y vivirlo en el día a día (v. 9).

–Podrían servir al Padre (Dios) como el Hijo (Jesús) lo había servido, guardando todas las palabras que habían oído de él (v. 10).

Al igual que sus discípulos, a quienes poco después encontró dormidos debido a la tristeza, nosotros que creemos en Jesús quizá también hemos respondido mal a su invitación a vivir cerca de él y a gozarnos en él. Estemos más atentos a lo que Dios nos dice.

¡Tomemos aliento y gocémonos!