La película Los hombres libres de Jones narra la historia de Newton Knight y algunos desertores confederados y esclavos durante la Guerra Civil en Estados Unidos, quienes ayudaron al ejército de la Unión y resistieron a los dueños de esclavos. Muchos proclamaron héroe a Knight, pero anteriormente, dos esclavos le habían salvado la vida a él después de desertar. Lo llevaron a un pantano alejado y le curaron la pierna que le habían herido al escapar de los Confederados. Si lo hubiesen abandonado, habría muerto.

El pueblo de Judá estaba herido y desesperado, sin esperanza delante de sus enemigos. Asiria había tomado Israel, e Isaías había profetizado que Judá también sería conquistado por los babilonios. Necesitaban un Dios que los ayudara, los rescatara y no los abandonara. Imagina la esperanza que resurgió cuando el pueblo escuchó a Dios asegurándole: «No temas, porque yo estoy contigo» (Isaías 43:5). El Señor estaría con ellos en cualquier calamidad o problema que enfrentaran. Pasaría con ellos «por las aguas», hasta un lugar seguro; y «por el fuego», impidiendo que se quemaran (v. 2).

Dios promete estar con los suyos, cuidándonos, guiándonos y sin abandonarnos nunca. Aunque estés en lugares difíciles, Él está contigo y te ayudará a atravesar las aguas.